Quantcast

Sobrecalentamiento

Conforme el clima se pone más caliente, hay que ser cauteloso con los efectos del calor en sus caballos.

July 15, 2014

El verano provee el clima para días perfectos, colocando las cabalgatas, al principio de la lista de las actividades favoritas de los dueños de Caballos Cuarto de Milla. Sin embargo, los efectos del clima caliente pueden ser brutales con nuestros amigos equinos. Cuando las temperaturas suben a los 90s y 100s, la salud de su caballo rápidamente puede cruzar a la zona de peligro, especialmente cuando hace ejercicio.

Durante el ejercicio el calor se acumula y debe de ser expulsado. Durante condiciones calientes, evite el estrés térmico, el cual puede progresar a un ataque de insolación, observando la condición de su caballo y minimizando el ejercicio excesivo.

Deshidratación

La deshidratación es un síntoma inconfundible del agotamiento por calor. Cuando un caballo pierde agua sudando más rápido de lo que puede sustituirla, es cuando se deshidrata. Una simple prueba de “pellizco” le puede ayudar a determinar si su caballo está deshidratado. Pellizque una pequeña sección de la piel en el cuello del caballo o del hombro y suéltela. Si la piel regresa rápidamente a su lugar, su caballo está fuera de peligro. Si la piel es lenta en regresar a su lugar, el caballo puede estar deshidratado.

Trate el Calor

Si usted piensa que su caballo está sufriendo de estrés térmico, pare de montarlo y llévelo a un lugar fresco y ventilado. Si sospecha de un ataque de insolación, llame a su veterinario inmediatamente. Mientras espera al doctor, coloque a su caballo en la sombra y fuera del sol. Encuentre un lugar con brisa o proporcione ventiladores para refrescar al caballo lo mejor que pueda. Rosee al caballo con agua fresca – comenzando con las piernas primero – para ayudar a bajar la temperatura del cuerpo del caballo. Retire el exceso de agua rápidamente ya que pronto el agua se elevará a la temperatura del caballo sobrecalentado.

Asegúrese de avisarle al veterinario si usted piensa que su caballo está sufriendo de un ataque de insolación. En situaciones críticas, el veterinario le puede aconsejar que le coloque bolsas de hielo o toallas empapadas de agua fresca en las piernas del caballo y en las áreas donde se encuentran venas grandes. Si usa toallas mojadas, asegúrese de cambiarlas continuamente.

Señales de un Ataque de Insolación:

  • Temperatura por encima de 104 grados F. (Una temperatura normal es de 99-100.8 grados F.)
  • Latido y pulso alto que no se recupera después del ejercicio.
  • Respiración rápida que no se recupera después del ejercicio.
  • Menos sudor de lo esperado.
  • Piel caliente (puede volverse fría si la circulación se detiene).
  • Señales de deshidratación, incluyendo la pérdida de elasticidad en la piel, ojos hundidos, membranas pegajosas y cesación de orina.