Quantcast

Terminado de los Cascos

Su caballo debe contar con la nutriciĆ³n diaria adecuada para tener buenos cascos.

By Por la Caballista Profesional de la AQHA Margo Ball con Christine Hamilton
April 17, 2013

Jueces Sudamericanos

Con cualquier aspecto relacionado con el rendimiento del día de la exhibición, la nutrición y el cuidado que el caballo recibe en casa representan el factor más importante con respecto a su desempeño en la competencia.  Ciertamente lo es cierto para el aseo.

“Su caballo debe contar con la nutrición diaria adecuada para tener buenos cascos,” dice Margo, “así como constancia en el aseo, limpieza, y uso de un acondicionador de casco.”

“Se sorprendería; aun con los caballos que viven adentro, vemos que se les impacta mucha basura en sus cascos.  Es buen aseo básico el limpiárselos.”

“Qué tan seguido utilice un acondicionador de cascos va a depender de su caballo y del área donde usted viva.  Aquí en Colorado tenemos un clima seco, y podemos utilizar el acondicionador a diario, especialmente si el caballo de todas formas tiene cascos resecos.  En climas más húmedos, puede ser que solamente necesite utilizar el acondicionador de cascos una vez por semana.”

“Los trozos de madera y el aserrín tienden a resecar el casco, así que los caballos de pesebre que cuenten con esos tipos de cama pueden tener mayor necesidad de un acondicionador de casco, comparado con la necesidad que tuvieran de un acondicionador si ellos vivieran en un potrero.”

Agrega: “Frecuentemente utilizaré el acondicionador de casco después de bañar al caballo.  Secaré ligeramente los cascos con un trapo, y luego aplicaré el acondicionador para sellar el casco y retener algo de esa humedad.”

En la exhibición, darles el toque final a los cascos de su caballo inicia el día anterior a la exhibición.  Aquí le presentamos lo que Margo hace.

Margo Ball ha entrenado y exhibido caballos durante casi 40 años, y ha sido juez de la AQHA durante más de 25.  También ha producido DVDs sobre el tema del aseo, arreglo, y cuidado del caballo. 

El Día Anterior

El día anterior al que vaya a exhibir, utilice un cepillo de cerdas de alambre para quitar la tierra, aserrín, o boñiga seca.  ¡Tenga cuidado de no golpear la corona del casco!  Solo utilícelo en el casco en sí.

Utilice una escofina pequeña de las que puede obtener en cualquier ferretería – tiene un lado grueso y un lado fino – y repase todo el casco con ella.  Cuando los cascos tienen tiempo sin prepararse, puede que tengan una pequeña película escamosa alrededor de la parte superior, debajo de la corona del casco; túmbela con el lado grueso de la escofina.  Luego alise el casco con el lado fino de la escofina.

El próximo paso es tomar una lija – primero una gruesa, luego una más fina – y lijar todo el casco.

Cuando usted lija el casco, desbasta la delgada capa exterior que protege el casco.  Es importante luego proteger todo el casco con acondicionador de casco.  Levanto el casco y le aplico acondicionador a la suela, ranilla, y bulbos del talón, y alrededor de toda la pared del casco.

El Día de la Exhibición


Cuando se está preparando para exhibir, debe poder nomás pasarle un trapo a los cascos.  Además de protegerlos, el acondicionador impide que el aserrín y el polvo se adhieran a los cascos.  Para aplicar el tinte negro a los cascos, pare a su caballo sobre una superficie lisa que esté libre de pastura y aserrín.

Utilice guantes para proteger sus dedos de las manchas, y trate de no aplicar el lustre mientras vista su ropa de exhibición.  Tome el aplicador y deshágase del tinte en exceso que éste haya absorbido, exprimiéndolo en la orilla de la botella.  Solamente necesita una película delgada.  Ponga la botella en el piso alejada de su caballo.  ¡Ha habido demasiados “accidentes” en exhibiciones de caballos que iniciaron con un caballo tumbando una botella de lustre negro para cascos!

Inicie en la parte superior del casco por dentro, de la vuelta de manera pareja, y luego rellene.

Levante el casco por la cuartilla para asegurar que ambos lados estén parejos y que les haya aplicado tinte a la herradura y el talón.  Se ve incompleto tener todo negro y que el talón no lo esté también.  

Si le salpica el tinte a las piernas del caballo, use alcohol para limpiarlo.  Yo utilizo guantes y saturo la salpicadura con un trapo con alcohol, luego tallo hasta quitar el tinte negro.

Hay limpiadores comerciales que se pueden utilizar para quitar el tinte negro a los cascos.  Típicamente no los utilizo porque, cuando utilizo el acondicionador de cascos como lo hago aquí, el tinte se cae por sí mismo sin mucha dificultad.  También ayuda que no aplico una película muy gruesa del tinte.  De hecho, cuando exhibo durante un par de días consecutivos, frecuentemente tengo que agregar tinte a los cascos todos los días porque éste se gasta y se cae.