El Primer Examen Físico

Conozca las señales que le indicarán que su cría está saludable.

¿Cómo se puede saber la diferencia entre una cría recién nacida sana y una que está enferma? Comencemos con el momento del nacimiento, y vayamos avanzando a través de las actividades de un recién nacido normal y las señales que lo alertarán si algo se encuentra mal.

Si la cría nació normal y está respirando perfectamente, no se apresure a manipularla o a tratar de cortarle el cordón umbilical. El cordón se cortará cuando la yegua se levante, así que no los moleste hasta que ella se levante. La placenta contiene aproximadamente una cuarta parte de la sangre de la cría, la cual se perderá si la yegua se levanta y el cordón se rompe prematuramente.

La única excepción es si el amnios (la membrana blanca y fina que envuelve la cría) se encuentra sobre la cabeza de la cría y previene que ésta pueda respirar. Si ese es el caso, entre suavemente al establo y remueva la membrana de la cabeza de la cría y el hocico.

Una vez que el cordón umbilical se haya reventado, sumerja la punta del cordón en solución de Betadine o clorhexidina dos o tres veces al día por los primeros dos días para ayudarle a que se seque más rápido y sellar el ombligo para prevenir cualquier infección.

Una cría sana y de gestación completa se:

  • Volteará hacia su pecho dentro de minutos de haber nacido.
  • Tendrá un reflejo de mamar efectivo dentro de los 20 minutos de nacimiento.
  • Parará dentro de una hora de nacimiento.
  • Amamantará de la yegua dentro de las dos horas de alumbramiento.

Cualquier desviación de los parámetros normales mencionados anteriormente pueden ser señal de que el potro está debil o padece del síndrome de inadaptación neonatal. Estos potros son conocidos como los “potros tontos”. La condición es el resultado del potro no haber obtenido el oxígeno suficiente durante el proceso del parto. Un examen a la cría siempre debe de comenzar con una evaluación rápida de su leguaje corporal.

Una cría sana tiene:

  • Una actitud atenta, alerta y responsiva, y se levanta con una cabeza erecta y el cuerpo firme.
  • Las membranas mucosas – en las líneas de las encías – de color rosa pálido. Cuando se aplica presión con el dedo pulgar o índice en las encías, la mancha blanca que se dejó a causa de la presión debe volverse color rosa en menos de dos segundos. Esto se conoce como el CRT o tiempo de llenado capilar.
  • La respiración por encima de 30 respiros por minuto.
  • El pulso alrededor de 60 latidos por minuto y puede aumentar a más de 100 latidos por minuto dentro de la primera hora de vida de la cría. Tómele el pulso colocando su mano sobre el tórax justo detrás del codo izquierdo.
  • La palpitación cardiaca entre 70 y 110 latidos por minuto. Si está usando un estetoscopio, un soplo en el corazón se puede escuchar sobre el lado izquierdo del corazón durante los primeros 5 a 7 días de nacido. Esto es normal.
  • Un meconio – su primer movimiento intestinal – firme, oscuro y con apariencia de bolitas o pastoso. Debe de pasar el meconio dentro de las primeras 24 horas después del nacimiento. El meconio usualmente es seguido por un excremento suave y de color crema. 
  • Su primera micción dentro de las primeras 8 – 10 horas. Puede que el potro no dejar caer su pene para orinar durante su primera semana. Si usted ve que su potro se está esforzando para orinar, esto puede ser una señal de una ruptura en la vejiga, una infección en ésta o un uraco persistente, el cual ocurre cuando el cordón umbilical no se cierra completamente.

Asegúrese que su veterinario le tome muestras de sangre a la cría recién nacida para asegurarse que todos los anticuerpos necesarios hayan sido transferidos a ésta por parte de la madre a través del calostro – la primer leche.

Si el potro no ha obtenido todos los anticuerpos necesarios, le tendrá que proporcionar con suplementos de calostro o plasma.