Salvando el Mundo de Carreras en Texas

El 25 de septiembre, antes de la apertura del segundo día de la subasta del Heritage Place Yearling Sale, un grupo de caballistas se reunieron en la arena de la subasta del Heritage para revisar y debatir la situación histórica de las carreras en Texas.

Texas Flag

El estado estima que la industria equina en Texas contribuye $5.5 billones de dólares a la economía industrial de Texas y crea 36,000 puestos de trabajo. Sin embargo, lo que bien podría convertirse en la mejor industria de carreras en nuestro planeta se encuentra cubierto de problemas por factores que están fuera de las fronteras del Estado de la Estrella Solitaria. Texas está rodeado de lugares que ofrecen juegos de apostar; en los estados vecinos de Arkansas, Louisiana, Oklahoma y Nuevo México, hay más de 40 casinos que incluyen a más de media docena de pistas de carreras. Los tejanos con frecuencia viajan a estos casinos fuera del estado, gastan ahí su dinero y regresan a un hogar donde la disminución de bolsas de dinero y las pocas oportunidades obligan a los caballistas a llevar a sus caballos a otros lugares.

Hace dos años, el Texas Racing Commission pidió a sus asesores legales que dieran su opinión sobre la autoridad legal que tiene esta comisión de proponer y adoptar normas para las competencias de carreras históricas, las cuales ofrecen apuestas mutuas en las pistas de Lone Star Park y Sam Houston Race Park. Aquí todos expresaron por igual sus opiniones, y todos estuvieron de acuerdo que la TRC si tenía la autoridad legal de adoptar las normas en las carreras históricas.

Con el pleno apoyo de la industria de carreras, el Texas Racing Commission adoptó en agosto de 2014 las normas de permitir las apuestas históricas en las pistas de carreras de caballos y en las pistas de perros ubicadas en el estado. Esto enfureció a algunos legisladores estatales que consideran que las carreras históricas son una expansión ilegal de los juegos de apuesta, y dio lugar a una intensa actividad política. En noviembre de 2014, un juez del distrito de Texas dictaminó que las apuestas históricas eran ilegales porque no contaban con la aprobación de la legislatura estatal. Los caballistas de Texas al igual perdieron su apelación, el cual se llevó a cabo en el mismo tribunal.

El Texas Racing Commission está financiado en su totalidad a través de las tarifas y contribuciones de la propia industria de carreras, pero la ley estatal requiere que la comisión colecte dichas tarifas y las pague al estado, para después ser redistribuidas nuevamente a la comisión. Durante la última sesión de la legislatura de Texas, llevada a cabo el 01 de junio, el senador Nelson de Flower Mound, presidente del Comité de Finanzas del Senado y miembro de la Mesa Directiva del Presupuesto Legislativo de Texas, declaró que el Estado de Texas no financiaría la Texas Racing Commission a menos de que la comisión reitere las normas de las carreras históricas.

La Cámara de Representantes de Texas aprobó un presupuesto que incluye fondos para la comisión de carreras del estado, mientras que el presupuesto del Senado fue aprobado sin un financiamiento a TRC. Un comité de conferencias después aprobó el HB-1, el presupuesto final con financiamiento a TRC. Sin embargo, el Senador Nelson logró incluir una cláusula que obliga a la Comisión a solicitar $1.5 millones de dólares para el periodo de consignación ($750,000 cada uno por ambos años) de la Junta Legislativa del Presupuesto.

El Texas Racing Commission propuso derogar las normas de carreras históricas durante una junta que se llevó a cabo en el mes de agosto. Con toda la industria de las carreras urgiendo el respeto a las normas, la comisión no votó a favor de la derogación.

Lo anterior dejó a la TRC sin fondos para seguir operando, después a partir del 31 de agosto, lo que obligó a todas las carreras en vivo y por transmisión simultánea a cesar su transmisión en Texas. Las carreras se cerraron por el lapso de 24 horas el 1ro de septiembre.

“Cientos de cartas y correos electrónicos, y un esfuerzo de medios de comunicación social, persuadieron al vicegobernador para permitir que la Texas Racing Commission utilizara otros fondos para continuar su operación”, comentó Rob Werstler, el director de carreras para la Texas Quarter Horse Association. “Se nos ha informado que el vicegobernador no esperaba que la TRC votara  para no negar las normas del HRT y tampoco pensó que la industria equina no presionaría a la Mesa Legislativa del Presupuesto de tal manera en que lo hicimos”.

El LBB aprobó una medida a corto plazo para financiar a la TRC a través de las carreras del Caballo Cuarto de Milla en el Lone Star Park.

Entonces, ¿Dónde queda Texas con todo esto?

“Nuestro mensaje tiene que ser sobre los ciudadanos tejanos que laboran arduamente y que no son tomados en consideración por una legislatura que en este momento realmente no le toma importancia”, comentó Werstler. “Estamos siendo colocados en una posición muy mala por estos legisladores que están tratando de implementar todo tipo de industrias diferentes en Texas, pero que no están tratando de proteger a una de las más antiguas y fuertes herencias de nuestro estado”.

Se trata de salvar los caballos de Texas, los caballistas de Texas y la herencia de Texas, agregó Werstler.

Werstler enfatizó que ahora es el momento en que los caballistas deben de correr la voz.

“Lo que los caballistas y la gente en la industria tienen que saber en este momento es el de contactar a la LBB para mantener la presión sobre el vicegobernador y el LBB ahora”, comentó Werstler. “Tenemos que hacer todo lo que está en nuestro poder para asegurarnos que la Texas Racing Commission reciba fondos”.

“Ahora vamos a decir qué es lo que vamos a hacer, y ver que la Comisión reciba fondos – lo cual estoy confiado que se va a lograr. El dinero fue asignado y distribuido por toda la legislatura. ¿Pero qué es lo que pasará cuando la comisión sea fundada? Estaremos regresando a nuestro punto de partida básicamente. Somos una industria moribunda en la vid, y no estamos recibiendo ningún tipo de ayuda por parte de la legislatura. Se nos ha informado por los legisladores que les presentemos un proyecto que no fuera una expansión de los juegos de apuesta pero que ayudara a las carreras de caballos. Hasta este momento eso no ha funcionado. Pero el atacar a aquellos legisladores tampoco va a funcionar. Si vamos a conseguir que aprueben cualquier cosa, vamos a tener que saber el cómo trabajar con ellos”.

Esto comienza con los caballistas comunicándoles a las personas controlando las riendas del poder.

“Contacte a sus legisladores”, Werstler instó a los caballistas de Texas. “Escriban, llamen o manden correos electrónicos a sus representativos estatales, al senador estatal, a los miembros de la Junta Legislativa del Presupuesto y al Vicegobernador Dan Patrick para expresar su preocupación por el futuro financiamiento de la Texas Racing Commission. Sea cortés – así es como los Tejanos somos al realizar negocios. En una manera respetuosa, les pedimos su apoyo de financiar completamente a nuestra  comisión”.

Información de Contacto de los Legisladores en Texas.

Como el caballista de South Dakota agregó durante la junta, “Es tiempo que los caballistas de Texas se pongan de pie y no se den por vencidos”.