Preparación Para El Nacimiento

Déle a su cría un comienzo saludabe.

Unas simples precauciones y mucho sentido común por parte del dueño puede ayudar a que mayoría de las yeguas tengan un embarazo seguro y que produzcan crías saludables y vigorosas. Aunque algunas yeguas comenzaron la temporada de crianza del 2013 a principios del mes de enero, la mayoría dará a luz en abril y mayo. Así, que ahora es el momento de elegir el lugar donde dará a luz, reúna los materiales necesarios y haga una lista con los planes de acción. A diferencia de los bebés humanos los cuales adquieren inmunidad en el útero de la madre, un potrillo debe ingerir calostro (la sustancia amarillenta que aparece en la primera leche de la yegua) dentro de 8-12 horas de nacimiento para que así pueda adquirir protección contra enfermedades. Durante el último mes de gestación, la yegua concentra antibióticos en su leche, pero solamente puede producir antibióticos contra virus y bacteria a los cuales ella ha estado expuesta, ya sea a través de vacunación o su medio ambiente. Es por eso que es muy importante vacunar a una yegua embarazada contra el tétano, enfermedad del sueño, influenza o cualquier otra enfermedad infecciosa la cual pueda estar presente en el medio ambiente 30 a 45 días antes de la fecha en que se espera el nacimiento. Después de la vacunación, la yegua debe recibir un chequeo veterinario final y las suturas de la vulva deben de ser removidas. También es muy importante mover a la yegua a la localización donde dará a luz por lo menos 30 días antes del parto. Enviar a una yegua a parir a otro lado durante la semana antes de la fecha de nacimiento no le permitirá el tiempo adecuado para producir anticuerpos contra las enfermedades en su nuevo ambiente.

Un Refugio Seguro

Después, necesitará decidir si su yegua dará a luz adentro o afuera. Hay beneficios y desventajas para las dos, pero si el clima lo permite, yo prefiero que las yeguas den a luz en buenas pasturas verdes y limpias. Son más naturales, generalmente más higiénicas y mucho más espaciosas. La pastura o el potrero deben de estar cubiertos con pasto, bien nivelados y libres de objetos los cuales pueden lastimar a la yegua o a la cría recién nacida, tal como alambre de púas, arroyos o charcos. Remueva a los otros animales de la pastura los cuales puedan interferir con la yegua o lastimar a la cría. Si es posible, es buena idea el seleccionar un potrero cubierto de pasto cerca de una luz fluorescente de jardín para hacer el proceso de chequeo más fácil. Si la decisión fue que la yegua diera a luz adentro, provéale con un establo limpio y grande (por lo menos 14 pies X 14 pies) el cual esté desinfectado y tenga buena ventilación. La bacteria con la cual la cría recién nacida se puede enfrentar en un establo sucio, sin ventilación fácilmente puede dominar los anticuerpos recibidos a través del calostro de la madre. Antes de colocar a la yegua en el establo, déle una inspección profunda y elimine los peligros tal como clavos expuestos, astillas grandes y botes de agua. Heno de alta calidad, sin polvo es lo preferido para el lecho, ya que el aserrín de madera puede ser inhalado por la cría recién nacida o aspirada dentro de la vagina de la yegua, causando una infección seria.

Siempre es muy buena idea el hacer las preparaciones del parto con tiempo anticipado y tener un plan de emergencia en caso de que algo vaya mal. La mayor parte de las yeguas darán a luz durante la noche cuando la actividad alrededor del establo es mínima. Es por eso, que si surgiera un problema, es posible que usted esté solo y se tenga que valer por si mismo. Apunte el número de teléfono de su veterinario, al igual tenga el número de otro veterinario como respaldo, y mantenga los dos números al lado del teléfono por si surgen problemas. Al igual, mantenga el número de teléfono de alguien más en caso de que se necesite para alguna emergencia. Si la yegua ya es mayor de edad o tiene historia de tener problemas durante el parto, no sería mala idea el tener un remolque de carga o un remolque espacioso de caballos listo y preparado para irse, por si  acaso. Coloque una luz oscura cerca del establo para que así pueda observar a la yegua sin tener que molestarla.

Los materiales de parto deben incluir una vasija limpia de acero inoxidable o un vasija de plástico nueva; un reloj de mano para calcular cada etapa del parto; material limpio para envolver la cola; una lámpara; bastantes toallas grandes y limpias; yodo suave o solución de clorexidina para desinfectar el ombligo de la cría; un enema de Fosfato Sódico para la cría, un cabestro y un lazo; un jabón suave para lavar la vulva de la yegua y las piernas traseras. Todos estos materiales pueden ser almacenados en un bote de plástico grande de 5 galones con tapa y colocado cerca del portón del establo. Averigüe sobre una fuente alternativa de calostro. A veces las complicaciones del parto o algunos otros problemas interfieren con el suplemento de calostro de la yegua, así que es prudente el estar familiarizado con fuentes alternativas. Muchas de las grandes prácticas veterinarias o ranchos de yeguas criadoras mantienen bancos de calostro y con gusto suplen en caso de una emergencia.

Bienvenido Bebé

Hemos discutido sobre las pronosticaciones de las fechas de nacimiento y las etapas exactas de alumbramiento en artículos anteriores, así que nos enfocaremos en asegurar que la cría esté sana con el cuidado apropiado antes del nacimiento. Crías saludables y normales comenzarán a respirar inmediatamente después del parto y descansaran en su pecho por varios minutos antes de intentar pararse. Se pararán dentro de los 30 minutos después del nacimiento y usualmente amamantarán dentro de las dos horas. La yegua usualmente descansa en su pecho por varios minutos después de aliviarse y lentamente se levanta, se voltea y comienza acariciar y a lamber a la cría.

Si la yegua se muestra agitada, o agresiva hacia la cría, restrinja a la yegua y consulte a su veterinario para asesoramiento. Una simple patada de una yegua agresiva puede seriamente lastimar o matar a la cría recién nacida.

Una vez que la yegua se haya levantado, la placenta es arrojada dentro de pocos minutos hasta un par de horas. Si la yegua está pisando la placenta o demuestra molestia, átela a si misma. Bajo ninguna circunstancia trate de cortarla o jalarla. Si la placenta está retenida por más de tres horas, notifique a su veterinario. Una vez que la placenta haya sido expulsada, examínela para asegurar que esté intacta. Si parte de la placenta es retenida puede causar una infección uterina muy grave y prevenir futuros embarazos. Yo les pido a mis clientes que por favor coloquen la placenta en una vasija con agua, que le pongan una tapa, y la guarden para que yo la pueda examinar cuando examine a la yegua y la cría.

La cría debe eliminar el meconio, el primer desecho fecal oscuro y pegajoso, dentro de las 12 horas de nacimiento. Si esto no ocurre o la cría demuestra estar estreñida, un enema suave puede ser administrado. Dentro de una hora o más la yegua debe de estar avivada y alerta, permitiéndole a la cría que amamante y buscando algo con que alimentarse. Permítale que se alimente y que beba en cuanto esté lista. También es buena idea revisar la temperatura de la yegua cada 6-8 horas por las primeras 24 horas. La temperatura normal de un caballo adulto es 100.5 F. Una temperatura elevada puede indicar una infección, mientras que una temperatura disminuida puede indicar una grave perdida de sangre. Y finalmente, anime a la yegua y a la cría para que descansen y denles bastantes oportunidades para que se conozcan.

Como regla general, me gusta conducirle un examen a la yegua y a su cría después de 8-12 horas del nacimiento. Reviso a la yegua para asegurarme que no haya experimentado un trauma severo durante el parto y que esté produciendo bastante leche. Examino a la cría para asegurarme que todo los sentidos del cuerpo estén trabajando apropiadamente, el ombligo se esté secando y que no se presente ningún defecto de nacimiento. Al igual examino la placenta para asegurarme que su apariencia y el peso sean normales y que haya sido expulsada completamente.

El nacimiento de una cría es uno de los eventos más maravillosos que el dueño de un caballo puede experimentar. Una buena preparación le permitirá disfrutarlo a lo máximo.